lunes, 15 de junio de 2009

¿Matan las escuelas la creatividad?

¿Que se esconde detrás de muchos comportamientos "disruptivos" en el aula?
En muchas ocasiones, aquellos niños que alborotan la clase, que no prestan atención ni interés por los contenidos que se enseñan, aquellos que "se distraen con una mosca" o los que "miran las musarañas" terminan estigmatizados como alumnos difíciles, que pierden nivel académico a cada curso que pasa hasta que, o se adaptan al mecanismo académico establecido o abandonan el sistema escolar en cuanto deja de ser obligatorio. Muchos de ellos no tienen problemas de conducta por un entorno social hostil, ni presentan un déficit en la adquisición de habilidades cognoscitivas fundamentales para el ajuste social. Tampoco tienen por qué carecer de competencias sociales básicas, ni su familia tiene una dinámica relacional inadecuada o estilo educativo poco recomendable. Es posible que muchos de ellos, simplemente no aprendan como el resto o que tengan un talento oculto que no está reconocido como un valor académico como pueda ser el cálculo o la adquisición de la lectoescritura y la expresión literaria. Son músicos encubiertos, bailarines, actores, pintores, escultores y cuantas cosas más que se terminan perdiendo para perjuicio de todos. Realmente estamos ante un sistema educativo capitalista, de producción, donde el alumno sirve a un propósito general que es la supervivencia del sistema, sin que se promueva una verdadera búsqueda del talento o la habilidad innata. ¿Por qué no volver la vista atrás y fijarnos en Grecia y la importancia que tenían la música, el teatro o la danza?. ¿Por qué no al hombre del renacimiento, conocedor de muchas ramas del saber donde la pintura estaba en igual categoría que las matemáticas? Aquellos que tenemos la suerte de poder entrar en contacto con estos niños y adolescentes, tenemos la obligación moral de proteger esos dones, encontrarlos y potenciarlos. Cambiar su situación, para proporcionarles un futuro mejor del que seguramente tengan sin la debida atención. Sir Ken Robinson, en TED febrero de 2006, nos explica como la escuela mata la creatividad. una de las mejores 10 charlas de la TED, creo que sin duda , la mejor.

5 comentarios:

mamen dijo...

holaaaaaaa guapa es muy interesante tu entrada...ya estaré x aqui,bss

Moni dijo...

Pues las escuelas no sé (enga que sí, la matan bien muerta) pero la uned ni te cuento :S

Ninde dijo...

Hola Mamen. Me alegro que te guste. Moni, la UNED es destructor de creatividad, de entusiasmo, de justicia... por no decir de verdadero aprendizaje, pero bueno, ahí estamos nosotras, para hacer de paladinas >.<

Hyphire dijo...

Cierto. La pregunta es... ¿Cómo?

Ninde dijo...

Respondiendo a sus preguntas con nuestros propios recursos. Evitando en lo posible sus métodos de producción capitalista y titulista, que solo pretenden promocionar la producción personal de los profesores de libros de texto, en muchos casos poco utilitario.